Corrupcion

coches de lujo de Teodorin subastados en Ginebra

La corrupción de la dictadura guineana tiene su paradigma en la escandalosa vida del hijo del dictador Obiang, conocido como Teodorín. Dijo en Sudáfrica que su salario era de 6 mil dólares mensuales pero las mansiones y coches de lujo que tuvo en Sudáfrica, en Malibu, en Ginebra, en Paris, que llegaron a sumar una cifra superior a seiscientos millones de dólares no pudieron ser adquiridos mediante una adquisición honrada, sino como fruto de una alocada corrupción, que en el exterior fue catalogado como lavado de dinero, esto es, manejar enormes sumas de recursos de origen más que dudoso.

Los bienes mal adquiridos (biens mal acquis) en Paris lo fueron igualmente en Estados Unidos, Suiza, Brasil, Sudáfrica, etc.