Noticias

15/02/2020 – 00:52h

El activista y miembro del partido opositor de Guinea Ecuatorial Convergencia para la Democracia Social (CPDS) Joaquín Eló Ayeto, alias «Paysa», fue hoy liberado tras casi un año en la cárcel acusado de implicación en un supuesto complot para asesinar al dictador Teododoro Obiang. Esta ha sido la segunda vez que encarcelan al activista guineano.

El activista y miembro del partido opositor de Guinea Ecuatorial Convergencia para la Democracia Social (CPDS) Joaquín Eló Ayeto, alias «Paysa», fue hoy liberado tras casi un año en la cárcel acusado de implicación en un supuesto complot para asesinar a Teodoro Obiang.

En declaraciones telefónicas a Efe desde Malabo, Eló confirmó que esta tarde salió de la cárcel de Black Beach en la capital ecuatoguineana. La oposición y organizaciones defensoras de los derechos humanos han denunciado en numerosas ocasiones graves violaciones de los derechos humanos en esta cárcel.

«Volver a ver a tus compañeros produce una sensación de satisfacción y bienestar», dijo «Paysa», quien se encontraba en compañía del secretario general de CPDS, Andrés Esono Ondó.

Tras abandonar el penal, «lo primero que he hecho es cantar la Internacional Socialista. Después he ido a mi casa a ver a mi hijo», antes de reunirse con Esono, explicó con emoción.

El activista subrayó que durante las últimas dos semanas estuvo «sin agua y comida» y que desde principios de enero, estuvo «incomunicado» en una «celda sin luz».

«Problemas de salud tengo. Tengo que pasar por un médico para que me haga un examen», admitió a Efe el opositor, quien denunció la «arbitrariedad» de su detención el 25 de febrero de 2019 y el hecho de que «no ha habido sentencia» durante el proceso judicial.

Preguntado si empieza una nueva etapa en su vida, «Paysa» respondió que no, que «es una continuidad» consistente en «pelear por las ideas que uno cree».

«Guinea Ecuatorial tiene derecho a ser un país democrático», reivindicó el militante de CPDS quien defendió el derecho a «vivir en una sociedad en la que se respete al ser humano», un respeto actualmente «nulo» en el pequeño país centroafricano situado en el golfo de Guinea.

Su partido ha subrayado siempre que la detención de Joaquín Eló fue arbitraria y que, desde entonces, ha sufrido torturas, toda vez que organizaciones internacionales como Amnistía Internacional (AI) o Human Rights Watch reclamaron su liberación.

El cargo que se le imputa, según se hizo público días después de su arresto, es su presunta participación en una supuesta trama para asesinar a Teodoro Obiang, acusación que él rechaza y de la que las autoridades no presentaron, hasta la fecha, prueba alguna.

En un breve mensaje publicado en la red social Twitter tras conocerse la excarcelación, la Embajada de España en Guinea Ecuatorial afirmó que «saluda la puesta en libertad de Joaquín Eló Ayeto «Paysa».

https://www.guinea-ecuatorial.net/ms/main.asp?cd=ni9986

El 6 de enero de 2020 la agencia EFE desde Nairobi enviaba la siguiente nota:

Nairobi, 6 ene (EFE).- El partido opositor de Guinea Ecuatorial Convergencia para la Democracia Social (CPDS) denunció hoy que el activista Joaquín Eló Ayeto, detenido desde febrero del año pasado, se encuentra en condiciones inhumanas a la espera de recibir sentencia y que sospechan que ha sido nuevamente torturado.
De acuerdo a información recibida por CPDS desde la cárcel ecuatoguineana de Black Beach, el militante opositor «se encuentra encerrado en una minúscula celda, sin aseo» y «en régimen de incomunicación desde el día 2 de enero de 2020».
«Las mismas fuentes sospechan que ha sido nuevamente torturado», ha señalado el partido en un comunicado difundido hoy.
CPDS recalca también que la detención de Joaquín Eló -que tuvo lugar el 25 de febrero de 2019- fue arbitraria y que, desde entonces, viene sufriendo torturas.
Los cargos que se le imputan, según se hizo público días después de su arresto, son su presunta participación en un supuesto complot para asesinar al presidente del país, Teodoro Obiang, acusaciones que el partido rechaza.
«El pasado 21 de noviembre, se celebró un juicio oral contra Paysa (apodo del detenido) a cargo del mismo juez (Óscar) Besekú. En dicho vergonzoso juicio, no hubo ninguna acusación clara contra él, pruebas, testigos, ni siquiera la presencia del general que lo acusó», expone el partido opositor.
«Tras la vista, el juez dijo que la sentencia saldría pocos días más tarde. Sin embargo, dicha sentencia sigue sin dictarse ya que, al parecer, el juez, sin autonomía ni poder de decisión, sigue esperando instrucciones de alguna autoridad superior para dictar sentencia», agrega el texto.
Según CPDS, el caso es «una prueba más de la ausencia del Estado de derecho» bajo el régimen de Teodoro Obiang, de que «los derechos humanos se violan sistemáticamente» en Guinea Ecuatorial y de que «los tribunales son utilizados de forma descarada para aplastar a la oposición».
Por ello, el partido lanzó un llamamiento a la Unión Europea, a la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y a organizaciones internacionales como Amnistía Internacional o Human Rights Watch para que exijan el cese de la «sistemática violación de los derechos humanos» por parte del régimen de Obiang.
Este último dirige el país con puño de hierro y es el presidente que más tiempo lleva en el poder en África después de que su tío Francisco Macías fuera derrocado en un golpe de Estado en 1979.
Desde su independencia de España en 1968, Guinea Ecuatorial está considerada por las organizaciones pro derechos humanos uno de los países más corruptos y represivos del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *